METAL-AID. La USAL participa en un nuevo proyecto europeo para la remediación de aguas y suelos contaminados por clorados y metales pesados

La falta de una política medio ambiental sólida, la falta de concienciación ambiental y el desarrollo industrial en las últimas décadas han contribuido de forma alarmante a la contaminación del subsuelo y las aguas subterráneas en Europa. Según el estudio ¨ Progress in the management of Contaminated Sites in Europe¨ desarrollado por el Joint Research Center en 2014 se estima que en toda Europa existen 2,5 millones de emplazamientos potencialmente contaminados [1]. Tanto en el agua subterránea como en el subsuelo los contaminantes más persistentes son: los metales pesados (≈30%), derivados del petróleo (≈25%), BTEX (≈13%) y compuestos organoclorados (OCs) (≈9 %) [1].

Los distintos contaminantes tienen diversos impactos nocivos para el ser humano y el medio ambiente y dependen de sus características químicas y físicas. La naturaleza y toxicidad de los contaminantes así como su comportamiento en el medio son factores determinantes a la hora de evaluar cuál es la tecnología más adecuada para remediar un emplazamiento.

La contaminación por metales pesados y metaloides (ej. arsénico, cadmio, cromo, plomo, mercurio, níquel o uranio) se debe principalmente a las actividades industriales de la minería, fundición y manufacturación de productos. Al contrario que con otros contaminantes los metales pesados no pueden degradarse en subproductos menos nocivos y por lo tanto son persistentes en el medio [2].

Los OCs presentan una serie de características (ej. estables en condiciones aeróbicas, densidad mayor que el agua…) que favorece su uso como desengrasante, producción farmacéutica, pesticidas o refrigerantes [3]. Por otro lado, estas propiedades idóneas para la industria, los convierten en un serio peligro para el medio ambiente y un reto a la hora de eliminarlos de las aguas subterráneas y el suelo. Además, los OCs no se biodegradan en condiciones aeróbicas y al ser más pesados que el agua van decantándose por gravedad primero en la zona no saturada y después en la zona saturada hasta llegar a un fondo impermeable generando importantes plumas de contaminación difíciles de eliminar.

Los efectos nocivos de estos contaminantes para el subsuelo y el medio ambiente han resultado en el desarrollo de numerosas tecnologías para remediación de estos compuestos del subsuelos y los acuíferos. En la mayoría de los países europeos la excavación y retirada de tierras o el bombeo y tratamiento de agua subterránea (Pump and Treat) son prácticas muy extendidas para la remediación de emplazamiento contaminados por metales pesados y OCs. A estas tecnologías se denominan  tecnologías de remediación exsitu y se caracterizan por su alto coste económico y gran impacto en el medio y paisaje. Sin embargo, la Unión Europea, dentro de su programa de Horizonte 2020 Marie Sklodowska Curie Innovative Training Network (ITN) promueve el desarrollo de tecnologías innovadoras, más económicas y eficaces que puedan aplicarse directamente en el subsuelo (tecnologías insitu) para minimizar los impactos y aumentando la eficacia.

Desde julio de 2016, el proyecto Metal-AID (675219) coordinado por la Universidad de Copenhague, trabaja para desarrollar una tecnología eficaz y económicamente viable capaz de remediar el subsuelo y las aguas subterráneas contaminadas por metales pesados y OCs. En el proyecto participan un total de 11 instituciones europeas líderes en la remediación de suelos y aguas y desarrollo de nanomateriales. Entre las universidades y centros de investigación participantes se encuentran: University of Copenhagen, Dinamarca; Helmholtz Zentrum Potsdam Deutsches Geoforschungzentrum-GFZ, Alemania; Universidad de Salamanca, España; University College of London, UK; University of Iceland, Islandia; y Karlsruher Institut Fuertechnologie –KIT, Alemania y entre las empresas privadas: Arcadis, Alemania; Niras, Dinamarca; Amphos 21, España, AECOM ,España y  Capital Region of Denmark, Dinamarca (Figura 1).

Figura 1- Instituciones participantes en el proyecto Metal-AID (Modificado de: http://nanogeoscience.dk/metalaid/)

Durante los tres años que durará el proyecto, catorce jóvenes doctorandos de muy diversas nacionalidades centrarán sus trabajos de investigación en desarrollar nuevos reactivos y adsorbentes que puedan ser inyectados en el subsuelos para adsorber y degradar los contaminantes arriba mencionados. Como en otros proyectos europeos, el proyecto Metal-AID está dividido en varios bloques cada uno de ellos centrado en una labor concreta. El paquete 1 centra su investigación en la síntesis y evaluación a niveles molecular de arcillas aniónicas o hidróxidos dobles laminares (green rust e hidrotalcitas). Karen Dietmann doctoranda de la USAL, pertenece a este grupo. El catedrático Vicente Rives del departamento de química inorgánica supervisará la síntesis de nuevos hidróxidos dobles laminares y el estudio la capacidad de adsorción de los mismos. El paquete 2 abordará la cinética de las reacciones y la movilidad de los reactivos en el subsuelo. El paquete 3 desarrollará modelos matemáticos para predecir su reactividad y transporte a lo largo de tiempo en el subsuelo. Y el paquete 4 inyectará e investigará cómo se comportan los reactivos en el medio natural a lo largo del tiempo. Virginia Alonso de Linaje, doctoranda de la USAL, investiga actualmente en esta línea para determinar la reactividad y estabilidad de los compuestos en aguas contaminadas y su potencial aplicación en un emplazamiento contaminado.

Figura 2- Participantes en el proyecto Metal-AID durante la última reunión semestral en Copenhague, Dinamarca. (Foto cortesía de Dra. Kim Dalby).

Para más información sobre el proyecto Metal-AID:

Página web: http://nanogeoscience.dk/metalaid/

Blog: https://metalaidblog.wordpress.com/home/

Facebook website: www.facebook.com/MetalAid.MSCA/

 

Contacto: Virginia Alonso de Linaje,

Estudiante del programa de Doctorado “Ciencia y Tecnología Química”, USAL-AECOM

 

The Metal-Aid Innovative Training Network is supported by a grant from the European Commission’s Marie Sklowdowska Curie Actions program under project number 675219

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *