Investigadores de la USAL profundizan en las nuevas formas de edición y lectura electrónica

El grupo ‘E-LECTRA: edición y lecto-escritura digital’, trabaja desde hace más de cinco años en el análisis del nuevo escenario digital. Cuenta con seis miembros y múltiples colaboradores, investigadores y entidades nacionales e internacionales.

El mundo del libro y de la información ha experimentado un cambio radical en los últimos años de la mano de las transformaciones tecnológicas que se han producido en la creación, edición y recepción de textos. Para estudiar los fenómenos emergentes vinculados con la edición y lectura electrónica, dentro del marco más general de las Humanidades Digitales, un equipo de profesores de la Universidad de Salamanca (USAL) constituyó en 2011 el Grupo de Investigación Reconocido (GIR) E-LECTRA: edición y lecto-escritura digital.

“El desarrollo de nuevos soportes de información, primero en las obras de referencia y revistas, después en los libros, ha dado lugar a sistemas de producción y distribución que alteran los modelos de negocio preexistentes. Las formas de escribir, de leer, de recuperar la información obedecen a un nuevo paradigma, presidido por la interactividad, la información compartida, la preeminencia de las redes sociales, en cuanto a sistemas de valoración y prescripción, y la autonomía del lector en la articulación de la estructura informativa”, explica el coordinador del grupo, el catedrático de la USAL José Antonio Cordón García.

Varios de los miembros que conforman actualmente el grupo -que está adscrito al Instituto de Estudios Medievales y Renacentistas (IEMYR), donde desarrolla sus tareas de investigación y docencia en el Master en Patrimonio Textual y Humanidades Digitales-, venían trabajando en la investigación sobre el mundo editorial desde hacía años. Uno de los fenómenos que comenzaron a estudiar a partir del año 2008 fue el crecimiento de las publicaciones electrónicas en todos los ámbitos. Y lo que comenzó siendo un hecho “residual” fue alcanzado consistencia, sobre todo en el terreno de la edición científica.

Lectura digital
Lectura digital

“Las obras de referencia y las revistas estaban experimentado una migración acelerada de lo analógico a lo digital y los libros comenzaban su propia andadura. Esto tenía repercusiones en toda la cadena de valor editorial, desde la creación a la recepción, y vimos la necesidad de centrarnos en algo que comenzaba a aventurarse, y así lo percibimos, como una revolución similar a la que supuso la imprenta hace cinco siglos”, asegura Cordón García.

Este nuevo escenario trae consigo multitud de necesidades de investigación, que afectan a todos los elementos que intervienen en los procesos de lecto-escritura digital. La autoría, o las nuevas formas de autoría derivadas de procesos completamente disruptivos -como el de la autopublicación-, la edición digital concebida como un segmento separado de los procesos de producción impresa, los nuevos géneros digitales, los nuevos modelos de negocio, las funciones de la intermediación en un contexto desintermediado, donde el lector reviste cada vez más importancia, -las aplicaciones y los dispositivos de lectura-, la alfabetización digital y el papel de las bibliotecas en este nuevo entorno, o las prácticas de lectura que se están desarrollando y sus efectos en los procesos de concentración y comprensión, son algunas de ellas.

Hasta el momento, el grupo E-LECTRA se ha centrado en tres líneas de investigación fundamentales, con diferentes ramificaciones cada una de ellas, y que han dado lugar a la defensa de más de una docena de tesis doctorales en los últimos cinco años así como a numerosos artículos y monografías: el análisis de los componentes estructurales de la edición digital (autores, editores, bibliotecas, lectores), el estudio y valoración de las aplicaciones para lectura (recomendador apptk (http://apptk.es/)e investigación en el ámbito digital y el establecimiento de estándares de calidad para la producción y edición digital.

 No obstante, sus objetivos son más amplios: por una parte el análisis de las nuevas formas de comunicación escrita, de las nuevas formas de lectura, de los nuevos sistemas editoriales -con objeto de poder diagnosticar los elementos críticos y los problemas que surgen en la fase de transición en la que nos encontramos-; y por otra la formación para una correcta apropiación de los nuevos dispositivos, aplicaciones y programas.

Trabajo hombro con hombro con todo tipo de entidades

En la actualidad el grupo está compuesto por seis investigadores, además de su director José Antonio Cordón García, por los profesores y profesoras de la USAL Raquel Gómez Díaz, Araceli García Rodriguez, Daniel Linder, Jorge Sánchez Iglesias y Amalia Méndez Garrido; y por varios colaboradores, la catedrática Asunción Escribano, Nora Kaplan, Almudena Mangas Vega, Javier Merchán Sánchez-Jara y Taisa Rodrígues Dantas.

No obstante, coopera con varias universidades en el desarrollo de proyectos o en prácticas formativas de distinta naturaleza (cursos, seminarios, talleres, etc.), como la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), la Universidad Pompeu Fabra, la Universidad de Cádiz, la Universidad de Extremadura, la Universidad de Coimbra (Portugal), la Universidad de Florencia (Italia), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) o la Universidad Veracruzana (México).

Asimismo, el grupo colabora con la Unión de Editoriales Universitarias, con quien ha desarrollado una norma para la certificación de la calidad de las colecciones científicas, avalada por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT); con la Red Internacional de Universidades Lectoras (RIUL), de cuya comisión permanente forma parte; con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, con quien ha desarrollado varios proyectos de investigación sobre lectura digital, y con numerosos ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas en el desarrollo de tareas formativas sobre los nuevos escenarios digitales.

Muchas gracias por comentar